top of page

El salario emocional, Qué es?


¿Qué es el salario emocional?

Según la Asociación Española para la Calidad, el salario emocional consiste en aquellos “conceptos asociados a la retribución de un empleado en los que se incluyen cuestiones de carácter no económico y cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo y fomentando la conciliación laboral”. Es decir, el término hace referencia a aquellos beneficios tangibles o ventajas intangibles del puesto de trabajo que no quedan reflejados en la nómina, ya sea desde la posibilidad de disponer de un servicio de comedor hasta contar con un buen clima laboral.

Y es que, en la actualidad, tener un buen sueldo no equivale a sentirse satisfecho en el plano profesional. En este sentido, tal y como señala un informe de www.patriciabaez.net aunque en el 79% de los casos la motivación principal para querer cambiar de empleo en 2020 fue el salario, el 55% de los empleados se plantearon dejar su puesto de trabajo para poder disponer de un horario más flexible, ya que el 54% buscaba una mayor conciliación de la vida personal y laboral.

Asimismo, otras de las razones por las que los trabajadores abandonan su puesto son la necesidad de trabajar en un proyecto que permita asumir nuevos retos, entrar en compañías que le ayuden a ampliar sus competencias o tener proyección dentro de la empresa para poder promocionar. Desde luego, esto no quiere decir que la retribución no se deba tener en cuenta. Lo ideal es que el salario monetario y el salario emocional vayan de la mano, ya que, una vez cubiertas las necesidades monetarias, hay otros elementos que resultan vitales para tomar cualquier decisión laboral, sobre todo, en las nuevas generaciones.


El salario emocional es la retribución de carácter no económico que un trabajador obtiene en cuanto a las facilidades que se le dan a la hora de satisfacer sus necesidades personales, familiares y profesionales, mejorando su calidad de vida y contribuyendo a la conciliación laboral.



Es la suma de todos los incentivos no económicos que puede ofrecer una organización con el fin de mejorar la motivación y compromiso de sus colaboradores. Para ello, centra su atención en la satisfacción de las necesidades personales, familiares y profesionales de los trabajadores.


Ejemplos y tipos de salario emocional

Algunos ejemplos de salario emocional son por ejemplo el horario flexible, las guarderías y el teletrabajo, todas aquellas ayudas que brinde la empresa a los trabajadores para fomentar la conciliación laboral con el ámbito personal de cada empleado.

Pero también se refiere a otro tipo de prestaciones, que pueden tener repercutir directamente en el ámbito de la empresa o tener un beneficio especial para el trabajador. Estos son por ejemplo los planes de formación y las ayudas que desde la compañía se puedan ofrecer para impulsar el desarrollo profesional de sus trabajadores.

En algunas ocasiones, el entorno laboral también puede considerarse una ventaja. Existen empresas como Google que han incorporado en sus oficinas salas de descanso, juegos, gimnasios, y todo tipo de iniciativas para ayudar a los empleados a desconectar un rato del trabajo.

Como se puede apreciar, existen diversos tipos de retribuciones emocionales, entre las que también incluyen desde los beneficios sociales (costes de transporte y alimentación, seguros, planes de jubilación…), el reconocimiento laboral o las actividades de voluntariado que la empresa fomente ofreciendo días libres para llevarlas a cabo.


Beneficios del salario emocional

Además de lo beneficioso que puedan ser este tipo de salarios emocionales para los empleados, atendiendo a su motivación y su conciliación de la vida laboral y personal, para la empresa también existen una serie de beneficios y retribuciones positivas.

Los empleados satisfechos son la base de la productividad y la competitividad, por lo tanto mejora el rendimiento empresarial y reduce los índices de rotación de personal, lo que a su vez reduce los gastos de selección, formación y administración de nuevo personal. Este tipo de iniciativas también fomentan el trabajo en equipo y el compañerismo, y mejoran la percepción de la imagen de la compañía por parte de los empleados.



Con el salario emocional el trabajador gana tranquilidad, es más productivo y se desempeña mejor; el empleador tiene un capital humano más productivo, obtiene mayor rendimiento e invierte menos; y la sociedad gana gente más sana». Un caso de éxito que combina el salario económico con el emocional es el teletrabajo.






41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page